Conocer para proteger: la desvinculación del conocimiento sobre la planificación territorial

En los últimos días hemos visto como el clima puede actuar por sobre la voluntad humana. El viento puede modelar el flujo de incendios en el sur de Chile, donde cientos de hectáreas de Araucarias milenarias se han visto afectadas por el fuego: y no da lo mismo la muerte de una araucaria milenaria! no se puede recuperar una comunidad reforestando con nuevas araucarias.

En el norte, vemos como las lluvias cumplen también un rol devastador. Cientos de damnificados, albergados y algunos desaparecidos dejan ver lo ineficiente de nuestras instituciones al momento de responder y prever desastres naturales.

Algunos pensarán que es imposible actuar preventivamente ante eventos naturales, pero no es así. Es posible tener medidas acordes con el conocimiento Araucariaacumulado sobre el medio ambiente y sus componentes. Sabemos- y en los medios de comunicación masivos expertos han dado cuenta- que la vegetación que cubre nuestros suelos tiene un rol vital para configurar una matriz firme y estable. Sin embargo, lo que hacemos permanentemente es deforestar, generar proyectos mineros que implican eliminar la vegetación árida del norte de Chile. Se construyen calles sobre quebradas, las que hoy vuelven a ser copadas con el agua lluvia y los ríos que recobran sus rumbos.

¿Cuántos Valparaíso, Conguillio, y Copiapó se necesitan para que la política chilena cambie su rumbo?

La evidencia nos enseña la necesidad de “conocer” los ecosistemas, y “aplicar” el conocimiento generado en el país. Se demuestra también la importancia de incorporar expertos- de diversas áreas- en todos y cada uno de los proyectos que se emprenden en el territorio y evidentemente, en la planificación territorial.

De todos modos, y aunque esto ocurriera, la responsabilidad política está también en el desinterés del estado en su conjunto sobre las políticas públicas de planificación, y es que al parecer el interés de la clase política está puesto en parchar los errores que cometen y que día a día nos perjudican a todos

Autor: Dra (c) Milén Duarte Muñoz